Compartiendo con Aby

Antes que nada me presentaré como una mujer que ha pasado por momentos realmente duros en la vida.  Mi corazón ha experimentado la mayoría de los malos sentimientos que existen: Tristeza, soledad, desamor, temor, desánimo, resentimiento, envidia, dolor en distintas tallas y estilos, y en fin, las causas y los detalles creo que pueden esperar para nuevos posts.  A lo que quiero llegar ahora, es a que todo lo vivido pudo haberme convertido en una persona realmente mala, y sinembargo contra todo pronóstico, hoy soy mejor que nunca, y el mismo corazón que ha sangrado por éstas espinas, ha sido cuidadosamente curado y acariciado al conocer el gozo, la paz, el amor, la confianza, el esfuerzo, la fe, el perdón y la esperanza.

Podría  llevarme el crédito de todo lo que he superado airosa, pero sería un plagio a la propiedad intelectual de otra persona, (quien implementó el plan de erradicación de espinas).  Sería una violación a los derechos del autor, (quien diseñó y plantó el jardín de frutos y flores que hoy poseo en mi interior).  Asi que mi posición aquí será simplemente el de servir de enlace entre tu (lectora) y esa persona, y  a través de este blog, permitir que las palabras, la verdad, el consejo y el amor con que mi corazón ha sido restaurado, te acerquen a él para que suceda en tí lo mismo.  Es lo menos que puedo hacer después de haber sido tan afortunada de que interviniera a tiempo para salvarme la vida.

Muchas de las circunstancias por las que atravieso, siguen siendo dolorosas ¿sabes?, pero algo ha cambiado tan radicalmente en mi ser, que ya el dolor no puede destruírme, lejos de eso me construye, lo utilizo para continuar creciendo y aprendiendo, y para ayudar a otros.

Cuento con el apoyo de amigas muy  especiales, que también ha experimentado cosas difíciles y que hoy día es una mujer que tiene mucho que enseñar de lo que ella misma ha aprendido.   Todas las mujeres tenemos algo que aprender y algo que enseñar.  Lo importante es dejar que nuestro corazón sea alumbrado por la luz de Dios, en sus diversas formas de sentir y de vivir, corazón de madre, corazón de hija, corazón de enamorada, corazón de amiga, corazón de esposa, corazón de mujer…sensible y delicado, valiente y esforzado, que hoy pedirá un consejo, y mañana lo dará a alguien mas.

Dejo entonces pues, mi corazón dispuesto a escuchar el tuyo, y así acercarnos como niñas al corazón de su Padre, en busca de protección y de amor, nuestro Abba Padre y nuestro Dios.

Abigail

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: